El déficit de atención hiperactiva o TADH en el niño es un síndrome de índole conductual, que se manifiesta por medio de la hiperactividad del niño distrayéndolo de realizar las tareas básicas o sencillas. Los padres y maestros suelen creer que un niño hiperactivo es sin duda un símbolo de problema, cuando son niños que necesitan apoyo, disciplina y paciencia para que puedan adaptarse, ser aceptados y aprender por si solos sus propias responsabilidades.

Para saber más sobre qué es y cómo mejorar el déficit de atención infantil es importante que tengas en cuenta algunos consejos a la hora de ayudar a su hijo a estudiar, y que los profesores se adapten a ese plan para que pueda ser incluido dentro del núcleo educativo.

Aprende a identificar qué es y cómo mejorar el déficit de atención infantil

El TADH es fácil de detectar, dado que el niño padece de síntomas que se manifiestan por medio de la conducta:

  • Suele actuar de forma acelerada.
  • Habla, grita o corre en vez de estar quieto.
  • No suele prestar atención a las instrucciones del padre, profesor, o clases dado que se pone a fantasear o jugar con su imaginación.
  • Mayormente muestra interés en un tema inicial pero lo abandona rápidamente.
  • Se frustra con facilidad y puede tener una conducta explosiva cuando no entienda nada, aunque sea algo sencillo de aprender.

Aquellos padres que desconozcan esto suelen muy fácilmente juzgar a su hijo debido a su conducta, pero es importante que ante la aparición de tres de los síntomas que hemos mencionado hable con un experto en psicología infantil, de tal forma que pueda determinar si padece de TADH o no.

Para mejorar la experiencia de vida y estudio del niño una vez que conozcas qué es y cómo mejorar el déficit de atención infantil es importante que se tome en cuenta lo siguiente:

  • Establece una rutina de tiempos adecuados y rápidos en tu casa y en la clase de tal forma que los profesores lo sigan.
  • Elimina toda clase de distracciones en el aula de clases que pueda hacer que el niño se distraiga, divague y pierda la concentración.
  • Crea un ambiente adecuado en donde pueda concentrarse y disponga de lo necesario para sus estudios o tareas.
  • Hazle actividades en donde se vea obligado a participar, pero de modo sutil, de tal forma que captes su atención.