La seguridad de los niños es muy importante y también es importante que ellos lo sepan. Para un padre, dejar salir a sus hijos de corta edad solos puede ser una decisión que hay que pensar mucho, en especial cuando se vive en una zona insegura. A menor edad, menos puede estar consciente un niño de todos los peligros que hay en la calle. Sin embargo es muy importante entrenarlos para que empiecen a ir a la escuela solos o a hacer los mandados de la casa y sean un poco más independientes. Los padres deben inculcarles normas para que salgan solos a la calle.

¿Cómo enseñar a los niños a que salgan solos a la calle?

Muchos padres no pueden estar todo el tiempo detrás de sus hijos debido a sus obligaciones y necesitan que estos sean más independientes. Para ello es muy importante conocer lo que esto implica.

  1. Advertirles sobre los extraños en la calle: Un niño de temprana edad es muy confiado y crédulo y puede caer fácilmente en el engaño de un desconocido malintencionado. Por eso los padres deben hablarle desde la experiencia para que estén alerta ante un ofrecimiento sospechoso de un extraño.
  2. Evitar vestirlos con ropas muy llamativas: Si van a salir solos en un barrio inseguro no es recomendable ponerles ropas muy ostentosas. Tampoco se les debe colocar prendas de valor. Si van a llevar dinero, este debe ir en un bolsillo escondido en la ropa.
  3. Explicarles las señales de tránsito: Una de las primeras cosas que hay que enseñarle a un niño son los colores del semáforo. Muchas víctimas de arrollamientos por coches en varias ciudades son niños y esto se puede evitar enseñándoles a cruzar la calle, así como las señalizaciones de las calles.
  4. Explicarles gráficamente las direcciones: Un niño entiende más asociando, por ello al momento de darle una dirección es más recomendable darle referencias del lugar a donde van con algunos lugares llamativos como casas de colores, quioscos o parques.

Los pequeños deben estar conscientes de los peligros desde temprana edad para que puedan afrontarlos. Su inocencia los puede volver presa de muchos delincuentes que se aprovechan de los menores para su beneficio. Por eso los padres deben entrenarlos para que desde temprana edad ya no tengan que depender de estos para ir a la escuela o a otras partes.