Una de las preocupaciones de los padres cuando los hijos crecen es cómo dosificar las ganas de independencia que, de pronto, aparecen. Depende de cada niño o niña, pero conforme cumplen años (alrededor de los 9 ó 10) su deseo de tener más espacio propio aumenta, se convierte en una necesidad imperiosa.

Su espacio de confort es su dormitorio, donde tienen “sus” cosas, donde se sienten libres. Y esas ganas de independencia es una de las razones por las que La Mansión New es un lugar que les encanta para celebrar su cumpleaños.

A su aire, pero “controlados”

Querer ser independientes es algo positivo, así que no hay por qué alarmarse. Eso sí, los padres pueden conceder libertades, pero “supervisadas”. Saber con quién pasan su tiempo libre, vigilar las redes sociales, con quién se relacionan, etc. Cuanta más información tengamos sobre los hijos, más fácil nos será actuar en caso necesario o si les surge un problema al que debamos prestar apoyo.

Fomentar su independencia les hará más hábiles socialmente en el futuro, se sentirán más seguros de sí mismos y estarán más preparados a la hora de tomar decisiones.

En la preadolescencia sus fiestas de cumpleaños van cambiando también: pasan de invitar a toda la clase a ser más selectivos a la hora de celebrar su gran día. Escogen a sus personas favoritas, sus BFF, las bolas les aburren, los disfraces pueden darle pudor o vergüenza …

Por eso, a partir de los 8 años hasta los 10/12, La Mansión New les ofrece un espacio ideal y en exclusiva para ellos (supervisados, evidentemente) en el que se sienten protagonistas, importantes y donde pueden elegir las actividades que más les gustan sin la “guía” de los padres.

Así, pasan de jugar al fútbol, a hacerse selfies en el photocall. De sentirse participantes de Got Talent en el karaoke a competir con nuestros juegos interactivos. Y lo mejor, con las personas que han elegido ellos mismos, con quienes sienten confianza.

Dos horas para disfrutar de su día más importante en un entorno seguro (no pueden salir, ni nadie extraño al cumple puede entrar) donde se sienten libres de divertirse y sin la vigilancia de los padres, algo que cada vez les da más vergüenza.

Para velar por su seguridad y de que todo vaya bien están nuestros monitores, que les brindarán ayuda si la necesitan, les avisará del momento de la merienda, etc.

La Mansión New, ¡fiestas de cumpleaños a la medida!