Si ser celíaco para un adulto ya resulta complicado para un niño lo es muchísimo más. Por eso, los padres debemos de prestar constantemente atención a lo que nuestros hijos ingieren.

En este artículo, vamos a darte las nociones necesarias para controlar eficazmente los alimentos que puede ingerir tu hijo.

Qué no debe comer un niño celíaco

  • Están totalmente prohibidos los panes, dulces o salados, porque su harina casi siempre contiene gluten.
  • También la dieta de un niño celíaco no debe contener ningún tipo de elemento de pastelería, ya que los dulces usan muchos edulcorantes y harinas que solo pueden terminar causando alergias graves.
  • Pastas que sean a base de sémola de trigo, ya que aportan muchísimo gluten a la alimentación.
  • Deben eliminarse todos los productos derivados del almidón.

Qué alimentos puede consumir un niño celíaco

Los niños celíacos pueden ingerir sin problema todo tipo de carne, así como charcutería como el jamón cocido o serrano, pescados y mariscos, legumbres, leche, tubérculos, huevos, azúcar, miel, frutos secos…

Como ves la dieta de tu hijo puede ser muy rica en vitaminas y nutrientes. Aunque hay elementos que deben ser excluidos por su alto contenido en gluten, son muchos más los que le hacen bien a su organismo.

Qué es lo mejor para los niños celiacos

La lista es muy extensa, ya que no todo está perdido en la dieta niño celíaco, solo hay que estar bien atentos a cómo se hacen las preparaciones. Entre los alimentos recomendados para una dieta balanceada están:

  • Arroz o maíz, lo que te da amplias posibilidades en la cocina.
  • Huevo, pollo y carne como el contenido proteico del plato.
  • Las verduras o legumbres también deben ser parte esencial de la alimentación de cualquier niño a pesar de ser celíaco.
  • Mantequilla y derivados de la leche para complementar las comidas en diversas ocasiones.

Consejos para los padres de niños celíacos

  • Revisar siempre las etiquetas de los productos procesados para descartar posibles ingredientes que el niño no pueda consumir.
  • Cuando comáis fuera, poner especial atención en el menú del restaurante. Actualmente, todos los establecimientos por norma general constan de un menú especial para personas con esta patología.
  • Eliminar cualquier harina o pan rallado de la despensa de casa.