Sufrir maltrato infantil trae problemas tanto a corto como a largo plazo. Ya que la niñez es la etapa más importante en la vida de cualquier ser humano, es donde aprende todo lo que posteriormente pondrá en práctica para su vida cotidiana.

Pero el maltrato infantil no solo engloba el maltrato físico, sino que es todo aquel abuso físico, psicológico, sexual, la desatención del niño o explotación comercial que puedan causarle daños en su salud.

La seguridad de los pequeños debe ser una obligación en todos los posibles escenarios: El escolar, familiar y social, por eso es importante la intervención de la familia en todos estos procesos.

Ellos crecen, pero no deben hacerlo solos, siempre es buena idea que ellos conozcan a fondo sus derechos y deberes, que tengan la capacidad de denunciar o saber cuándo es abuso.

¿Cuáles son las consecuencias del maltrato infantil?

Normalmente a nuestro alrededor podemos ver diferentes tipos de maltrato, no solo son golpes, también hablarles de forma despectiva o gritarle son agresiones, aunque no se les condene de la misma forma.

Hay padres que no tienen la paciencia y por ello terminan en malas situaciones con sus hijos, castigándoles de forma muy severa por malas calificaciones en clase, al contestar mal, algunos hasta pagan con los más pequeños el haber tenido un día espantoso.

Todo esto acaba teniendo una serie de consecuencias físicas, mentales y problemas de conducta.

  1. Lo más delicado llegan a ser los trastornos del desarrollo cerebral, pudiendo ser por golpes o por falta de estimulación, lo que en casos puntuales termina desencadenando poca capacidad cognitiva, así como afectar el ámbito motor de los pequeños.
  2. Tener que vivir en un ambiente hostil hace que los niños presenten estrés desde muy corta edad, teniendo como consecuencia bajo rendimiento físico y actitudes bastante obstinadas, dañando hasta a su propio entorno y a sus maestros.
  3. A largo plazo también el niño se hace propenso a deprimirse, a no incorporarse en los grupos sociales.
  4. Las relaciones interpersonales se vuelven toscas, poco fluidas y se convierte en una persona muy introvertida.
  5. Es bastante común que por todo el deterioro mental se den embarazos no deseados y enfermedades de índole sexual, del corazón y hasta diabetes, por falta de atención hacia su salud.
  6. Malos hábitos que terminan en obesidad, consumo de tabaco, alcohol y drogas.

Si crees que un niño está siendo víctima de cualquier tipo de maltrato, no dudes en acudir a la policía, denunciando en la comisaría o llamando al 091 si el supuesto maltrato está ocurriendo justo en el momento.